jueves, 7 de marzo de 2013

¿Sabemos lo que comemos?

Se ha puesto de moda en estos tiempos tan difíciles que corren denunciar múltiples marcas de alimentos por diferentes motivos. Primero fueron distintas variedades de carne  que estaban incorrectamente etiquetadas. Se vendía carne de caballo como de vacuno. En sí no es ningún problema sanitario, sino mas bien de estafa. Todo el mundo sabe que es más fácil montar la baca (en el coche) que a caballo...

Lo último que ha salido a la luz es la detección de una bacteria fecal humana en uno de los postres de los restaurantes de IKEA. Lo más curioso es que lo han detectado en las tiendas de China, donde están acostumbrados a comer de todo. Por supuesto la cadena de tiendas de muebles innombrables ha decidido retirar este postre de todos sus restaurantes. Menos mal que en esta ocasión no se han hecho el sueco...


A día de hoy está visto que hay que tener mucho ojo con todo lo que comemos o también se puede optar a hacer como hago yo. Prefiero no saber los ingredientes que trae todo lo que injiero. Soy de los que piensa que lo que no mata engorda. Por ello tengo este cuerpazo serrano...