viernes, 13 de abril de 2012

De árbitro a político

¿Por qué? ¿Por qué? Eso dijo Mourinho hablando de los árbitros. ¿De qué sirve ser arbitro? Se compenetran bien con los políticos. Unos tocan el pito y los otros los cojones. Además, ¿que haríamos sin ellos? Sin fútbol y sin política, ¿con quién nos meteríamos? ¿Con Urdangarín? Para eso ya está el twitter... y el Rey. Por que no me dirán ustedes que no ha tenido mala suerte con los yernos que le ha tocado. Uno experto en armas y el otro   experto en estafas. En vez de Casa Real podríamos llamarla "casa criminal".
Volviendo a los árbitros. Yo de pequeño quise ser árbitro. ¡Si, de verdad! Pero preferí dedicarme a algo un poco menos peligroso. Soy concejal del PP en el País Vasco. Me gusta la política. No crean que ser político es tan fácil. Miren sino ZP, odiado simplemente por llevar a la quiebra al país. O Rajoy, que no pudo bajarse el sueldo por que no llega a fin de mes. Claro, le han subido el billete de metro. Siempre puede viajar en helicóptero...