martes, 22 de mayo de 2012

Regreso al presente III

He estado dándole muchas vueltas al coco con respecto a realizar viajes en el tiempo. Cosas que cambiaría del pasado, ver mi vida en el futuro, comprar el número premiado de alguna lotería... en fin, cosillas sin importancia.
Sin dudarlo, lo primero que haría si pudiese viajar al pasado sería hacerlo en el año en el que nació la Duquesa de Alba. Estoy seguro que el aparato en el que lo hiciese me daría error por año no encontrado, antes de cristo no vale...
La idea de conocer a mis ancestros es una idea que estoy seguro que a mas de uno de vosotros se os ha pasado por la cabeza. Eso de viajar en un Delorian, como en Regreso al futuro, con el tío ese con esos pelos a lo Punset. Estoy seguro que son familia. Si pudiera los mandaría a los dos al pasado con los dinosaurios. Bueno, al de la peli no, que es muy enrollado, pero al de las rebanadas sí.
¿Y qué me decís de viajar al futuro? Verme yo sin pelos, bueno, para eso no me hace falta ir al futuro, entrar en mi futura vivienda en el 2060, un puente muy estético, con un alumbrado natural, básicamente a base de rayos de sol, adornado con preciosos cartones de El Corte Inglés y sobre todo haciendo cola en la NASA para que nos manden a todos los futuros parados de España en un cohete a tomar por culo.
Visto el panorama prefiero quedarme en el presente, a ver si cruzando los dedos y con un poquito de suerte,  los mayas tenían razón y en diciembre nos vamos todos a la mierda.