miércoles, 2 de mayo de 2012

Sobrevolando Túnez con mi monoplaza

Esta noche tuve un sueño. Era jugador del Real Madrid....¡Corto ya!, es coña. Ahora en serio. Tuve un sueño de lo más extraño y a la vez muy gratificante por que soñé que estaba en la edad media, con una de esas armaduras que pesan un huevo. Me batía en duelo con un caballo y una lanza a otro soldado. Por un momento se quitó el casco y ¡joder!, me enfrentaba a a Fernando Alonso. Al pobre le habían tenido que fabricar un casco especial (por su cuello, ya sabéis....), tamaño XXL. El caballo estaba pintado de rojo y se podía leer la palabra FERRARI ¡que mal royo!. No me quedaba otra, le escribí a mi caballo RED BULL (para acojonarle un poquito) y sin más dilación me enfrenté a él. Sabía que si algo iba mal siempre podría salir volando...
Por si esto fuera poco justo antes de despertarme me puse a sudar como un descosido. Soñaba que me habían metido en una olla gigante en agua hirviendo. Alrededor de ella observé un grupo de gente, de piel tostada, bailándome el WAKA WAKA. Al principio pensé que querían comerme, pero no, la cosa era aún peor. ¡Querían venderme varias pulseras de plata!. Es que resulta que no estaba en ningún lugar de esos extraños de indígenas y caníbales. No, que va. Desde mi olla pude observar a lo lejos un letrero que ponía "Wellkome to Túnez". ¡Si, si, que pasa, lo ponía en inglés y no en árabe porque es mi sueño y punto!... Bueno, a lo que iba. Querían venderme las pulseras, no sin antes haberles regateado un poco. En un español perfecto hicimos negocios. Por supuesto salieron ganando ellos, como siempre. Y es que los "moros" saben un montón de idiomas: inglés, francés, español, árabe. Por saber saben hasta Latín... Si vuelvo a soñar espero al menos no hacerlo dormido...