martes, 1 de mayo de 2012

Día en extinción del currante

Hoy me siento bien (y no es ningún anuncio de compresas). Tendrían que coger a los pocos que trabajamos y subirnos en un altar, seguro que en un par de metros entramos todos... Hoy no quiero hablar de la cantidad de gente que está en el paro (para eso ya tenemos a Pedro Piqueras), sino de la que no lo está.
De pequeño me hubiera gustado ser Juez (no para acabar en el programa de Tele5) y arrestar a unos cuantos malvados y ladrones. Entre ellos, como no, al señor Iñaki, o al Dioni, a terroristas, asesinos, narcos, a Espinete... A este último por alteración del orden público. No se puede ir en pelotas por la calle...
Otro oficio que me hacía mucha ilusión también era la de mago. Todos nos acordamos del gran Tamariz. !Que chispa tenía el jodio! Esas melenas... Se me truncó la idea cuando empecé a perder pelo...
¿Y que me dicen ustedes sobre pertenecer a las fuerzas armadas españolas? Yo me libré de hacer la mili por feo. Por eso a día de hoy no me hubiese importado alistarme. No hay nada más bonito que te manden al Líbano, a Irak, a Afganistán, a un Barça-Madrid... En cuanto ves la cara de loco de Pepe lo primero que piensas es que preferirías estar en el paro...