lunes, 7 de mayo de 2012

¡Que vivan los calvos!

Tengo muy poco pelo y lo reconozco. ¡Que leches, soy calvo! No pasa nada, por que estoy cómodo y es que la alopecia son todo ventajas. Por ejemplo, por las mañanas cuando suena el despertador para ir a trabajar puedo dormir un par de minutos más por que después no me tengo que peinar en el lavabo. Cuando hace viento no me despeino y poseo una gran aerodinámica. Además, con la crisis en la que estamos inmersa, ahorro dinero en champú. Sólo veo una cosa negativa en la escasez de pelo. ¿Donde termina la cara?
Muchos de los más famosos de la tele son calvos. Ahí tenemos a Bruce Willis repartiendo leña a cascoporro, o Pep Guardiola, que pobrecillo, se quedó calvo en los últimos cuatro años. Claro, ganar tanto extresa...
Siempre se pueden hacer un implante de pelo como Hilario Pino, de Informativos Tele 5, infeliz...

Yo sólo digo una cosa ¡Que vivan los calvos!