domingo, 16 de diciembre de 2012

La competencia del regalo

Aunque aún queda una semana por delante, mucha gente está ultimando los regalos para estas fiestas. Unos prefieren hacerlo en nochebuena, con motivo del gordo rojo de chimenea ahumada, aunque en mi caso también podría ser el Olentzero, el que reparte los regalos en el Pais Vasco (en mi caso a Málaga), aunque para ello tenga que robarle los renos al rojillo y hay otros que prefieren esperar a los Reyes Magos.



En cualquiera de los tres casos hay mucha competencia, sobre todo en el País Vasco en nochebuena. Estoy convencido de que los renos elegirían al Olentzero ya que su cuerpo es la mitad que la del barbudo. Es normal que esté tan gordo, nada más trabaja un día al año y va en trineo. Ni siquiera se preocupa de leer las cartas de los niños, ya que para eso tiene a los elfos. Pero... ¿Estos no eran familia del rubito orejón de El Señor de los Anillos? Pensándolo bien, todo coincide. Se llamaba Légolas, tiene nombre de juguete...


Por otro lado están los Reyes Magos que decidieron aparecer en nuevo año, para no tener nada que ver con los dos anteriores. Les gusta ser los primeros. Estoy seguro que este año tienen un motivo para ser más felices y otro para serlo menos. El positivo es que con la crisis los niños no van a poder pedir tanto, con lo que tendrán más tiempo para ellos, para hablar de cosas de reyes y el negativo es el descontento que tienen que tener con el Papa por haberles suprimido el burro del pesebre. 


Esto tiene un motivo muy evidente. El Vaticano también está en crisis y ha optado por suprimir al burro para ahorrarse en figuritas. A este paso, ya mismo dirán que el niño Jesús nunca existió y que los regalos de los Reyes Magos venían para Camps...