miércoles, 25 de abril de 2012

Bruce Willis al aparato

Mi mujer se mira al espejo siempre que tiene ocasión. Da igual el tamaño, la dimensión, la colocación... Incluso si se trata de la luna de un coche. El otro día estuve  un rato fijándome en ella cuando entramos a un restaurante y se tiró tres minutos al menos mirando al techo. Claro, yo ya mosqueado me acerqué a ella y le dije: - Cariño, ¿qué estás mirando?- En ese momento y colocado justo al lado de ella, miré yo también hacia arriba y vi una cristalera de diseño, en forma de cúpula y claro, como era de noche se veía su reflejo.

Hace un rato me dijo que es posible que si alguien lee estas palabras mías, me tache de machista, así que acabo de estar un momento en el lavabo y he vuelto a mi ordenador. Señores/as, lo siento pero no es lo mismo. ¡Si me parezco a Bruce Willis! ¿Me dejo largo el pelo de los lados? ¿Me pongo gafas "fashion" nuevas? ¡Anda, como Santiago Segura!

Es evidente de por qué las mujeres sois más coquetas que los hombres. Esto no quiere decir que no haya hombres que también lo sean. Mira Falete...

En belleza no hay nada escrito y por eso desde mi blog os invito al de mi mujer: