jueves, 17 de enero de 2013

De vacaciones

Por fin tengo unos días de vacaciones, que pienso aprovechar para poner al día mi blog y todos los que sigo. Ahora que tengo tiempo voy a vaguear un poco, pero oficialmente, no como el resto del año. Espero que no lea esto mi mujer... ups, un poco tarde, lo acaba de leer. Cariño, quería decir que voy a vaguear sólo mientras duermo... (No cuela).

¿Os habéis dado cuenta que siempre llueve mientras uno esta de vacaciones? Es lo que está pasando por aquí. Llevábamos al menos tres semanas sin una gota y acabo de mirar la sección del tiempo de mi móvil y aparece todos los días la dichosa nubecita.

Y hablando de móvil, lo bien que voy a estar estos días sin escuchar la puñetera alarma, ese pitido que se te mete hasta las entrañas... y que en ocasiones lo apago sin haberme levantado. Pulso en el botón para que me vuelva a sonar en 5 minutos. Venga, va, otros cinco y cinco más. Para cuando te acuerdas ya vas tarde 30 minutos. ¿Por qué nunca consigo levantarme a la primera?

Yo nunca llego a disfrutar a tope de las vacaciones. Cojo los 30 días en dos quincenas. Durante la primera semana está pensando uno: "todavía quedan muchos días para volver al curro". Pero pasada la primera semana "ya mismo vuelvo". Podrían poner 3 o 4 días después de la primera semana, ahí entre medias,  para decir "por fin estoy disfrutando", aunque conociéndome seguro que diría "ya faltan menos días para la última semana, por lo que ya mismo vuelvo".