domingo, 22 de julio de 2012

Una doble del calibre 33

Estos americanos no aprenden. El otro día, en el estreno de la tercera entrega de Batman, en unos cines de Colorado, un energúmeno, un loco, un trastornado etc. pistola en mano y vestido como el malo de la película del hombre murciélago, se lió a tiros con todo el que se encontraba dentro del recinto cinematográfico. La gente en un principio pensaba que se trataba de una parte mas del espectáculo, hasta que se dieron cuenta que estaban ante su peor pesadilla.



Los norteamericanos pueden conseguir las armas en los mismos supermercados. Yo me imagino aquí en España, cuando vas al Mercadona y una de las dependientas del super te dice: "Recién calentitas y salidas del horno, llévate esta pistola del calibre 33, pruébala" u "hoy dos por uno, llévate esta metralleta y gratis llévate esta granada, me la quitan de las manos..."
Nunca aprenderán de sus errores y locos hay en todas partes.